bienvenidos

EL GOLF CORDOBÉS, DE LOS TIEMPOS DE CADDIE DE CABRERA Y ROMERO A LA ALTA TECNOLOGÍA

La Federación Cordobesa trabaja con los mejores amateurs de la provincia y se apoya en el software y análisis de swings de una academia en Villa Allende

(Fuente de la nota: Diario La Nación)
De los duros tiempos de caddies de Angel Cabrera y Eduardo Romero a la búsqueda del alto rendimiento sustentado en la tecnología. Por supuesto que hay raíces que se mantienen intactas, pero el golf cordobés pegó un giro de 180 grados en la última década con respecto a la formación de golfistas. El Pato y el Gato se hicieron un lugar en el mundo con swings naturales, forjados en los días en los que el Córdoba Golf Club les permitía a los caddies divertirse un rato en ese tradicional campo de Villa Allende. La ambición y el deseo de ser alguien en la vida llevó a ambos a consagrarse en majors; Cabrera en el US Open y en el Masters y Romero en el US Open Senior. Los dos abrazaron la gloria con el corazón caliente y la sola guía del instinto.

Ahora, la Federación Cordobesa de Golf procura la formación de campeones pero desde una visión diferente en lo que concierne al aprendizaje del juego. Desde hace poco más de un mes, en el Villa Allende Driving Range funciona Campra Golf (Avenida Padre Lucchese, Km 4.5), una academia con tecnología de punta y que tiene características únicas en América Latina. Básicamente está orientada a golfistas amateurs, profesionales, sociales, empresariales y a quienes quieran iniciarse en el deporte. Y lo hace con diferentes herramientas y software de avanzada, en los que se evalúan aspectos del swing, la técnica, el fitting y la estrategia de juego. El responsable es José Luis Campra, caddie de Emiliano Grillo, galardonado Novato del Año en el PGA Tour en 2016: "Buscamos generar un espacio de encuentro para los golfistas y para todos aquellos que quieran iniciarse en el golf. Contamos con un staff de profesionales de gran trayectoria y unas instalaciones recientemente construidas, con todos los materiales necesarios para llevar adelante el proyecto".

La academia consta de dos gateras de 5 x 6 metros cada una; en cada gatera hay dos cámaras de alta definición, un televisor y una computadora con software específico para analizar el swing de golf. Además de los datos que se recogen con la filmación, aparecen cuatro dispositivos para complementar los estudios del golpe. El Body Track, por ejemplo, es una plataforma de presión que mide las presiones del jugador desde la postura y a lo largo de todo el swing. Ese rango se calcula en forma porcentual a lo largo del movimiento con el palo y se analiza lo que sucede en cada pie durante las distintas fases del swing. El Sam Putt Lab es un radar que se utiliza para el putter y registra desde cómo apunta el jugador en la postura a la manera en que ubica la cara del palo al instante del impacto, dónde pega la pelota y la rotación del putter en el movimiento.

Jos Luis Campra muestra el anlisis del software a un aficionado
José Luis Campra muestra el análisis del software a un aficionado.


El trackman es otro radar que actúa para todos los palos excepto para el putter, con 24 parámetros en total (12 de lo que hace la pelota y 12 del palo). Es el mismo elemento que se observa en los driving ranges de cada semana del PGA Tour, una herramienta a la que recurren los mejores jugadores del mundo para ejercicios de control de distancia, al igual que funciones técnicas. Finalmente está el KVEST, sensores para biomecánica que se colocan en el jugador y brindan información acerca de cómo se articulan el brazo delantero, la pelvis y el torso; ofrecen un feedback de información en el acto y actividades a realizar para corregir el swing de manera progresiva.

Campra Golf entrena a los 30 mejores jugadores amateurs de la Federación Cordobesa dos días a la semana, a cargo de los profesionales Martina Gavier y Maximiliano Lacuara; son chicos de 13 a 18 años seleccionados de acuerdo con sus posiciones en el ranking de la Federación. El resto de los días asiste el público en general, que debe pagar para las clases y el uso de los dispositivos. "Siempre digo que los ojos y la filmación pueden ayudar hasta un punto, pero con la tecnología no hay que adivinar más y se puede dar un diagnóstico certero de lo que necesita cada jugador para mejorar", cierra Campra.

Detalle

Nota de Prensa

EL GOLF CORDOBÉS, DE LOS TIEMPOS DE CADDIE DE CABRERA Y ROMERO A LA ALTA TECNOLOGÍA

Comentarios

Déjanos tu comentario

 
partners